sábado, 10 de julio de 2010

Sicalíptico


Gótica, qué bien bailas, estira tus brazos y gira como una nube embudo sobre tu propio eje y arrástrame a tu centro. Y ahora, gótica, qué bien besas. Agita tu lengua en mi boca y mastica la mía, que así sea nuestro primer beso. León y leona devorándose a ritmo de Depeche Mode.
Seduce y déjate seducir, un paso tras otro. Aléjate, pero no hagas imposible la noche. Dibújame un camino que empiece en tu cuello, cambia los ojos a verde de una vez y déjame pasar. Descansa ya y dale una oportunidad a lo simple; que ahora, que soy más negro que tú, si me dejaras te abriría como a un regalo, o te abriría como a un pez
.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada